Noti Música

Rocambole, el sexto sabio que ideó la imagen visual de los Redondos

Incansable agitador, en las mil vidas del Mono Cohen se esconden facetas desconocidas y una memoria tan rockera y estética como de resistencia política.

Camino al Museo de Ciencias Naturales de La Plata, en uno de los senderos más adorables del Paseo del Bosque, el monumento dedicado a “Los cinco sabios” parece vigilar la memoria cultural de la ciudad y también estimular un legado como señaló Alfredo Palacios en su inauguración: “Estos creadores abnegados que trazaron rumbos de redención colectiva, adelantándose al porvenir”.

Muy cerca de ahí, en una vieja casona de la calle 51, que nació a principios del siglo pasado como un coqueto hotel, conocí al Mono Cohen: el Boulevard del Sol fue un maravilloso antro para iniciar amistades, quebrar romances o convertirse en el jardín ideal para tomarse una copa de vino blanco escuchando a Víctimas del Baile, pura vanguardia platense en tiempos turbios para fundar empresas imposibles como muestras de arte, concursos para bandas de rock o una productora de espectáculos destinada al fracaso. Así nació La Conspiración, la excusa perfecta para perder plata y conocer gente, pero por sobre todo para ingresar a la trastienda del rock de la mano de un pionero, reconocer el mundo oculto detrás de las canciones y entender de primera mano hasta qué punto es necesario jugarse por una elección estética sin medir riesgos.

Ricardo Mono Cohen en la intimidad de su estudio, rodeado de vida artística

Suena un poco solemne, pero durante la temporada 91 y 92 fue pura inconciencia, la mayoría de los shows que organizamos tuvieron una repercusión moderada, aunque casi todas las bandas que trajimos a La Plata luego triunfaron en las grandes ligas: Bersuit, Los Piojos o Los Visitantes, entre muchas otras, tuvieron su banco de prueba gracias a los oficios de una sociedad secreta muy al estilo masónico en materia de integrantes invisibles y libaciones como única recompensa. Había que dejarlo todo cuando sonaba el llamado de La Conspiración, esa era la consigna y nuestra ilusión, otra charla con el señor de voz nasal que siempre tenía un lacónico “claro”, ante el continuo asombro que provocaba cada uno de sus relatos.

Muchos Luzbelitos rodean al Mono

Entre sus grandes epopeyas siempre me gustó la dimensión faraónica de las 30 Horas de Rock en el club Atenas, un Woodstock platense fechado en 1970 y bajo techo que la historia oficial casi ni recuerda, una vez más lo impensado tomaba forma sin perder la esencia independiente, el espíritu comunitario y una tremenda impronta fundacional. En esa misma línea y casi al mismo tiempo que transcurrían las 30 horas de rock, un jovencísimo e irreverente Mono Cohen conducía un ciclo radial titulado “Cultura Rock”, mucho antes que el Indio Solari viralizara el término, en Radio Universidad el joven calvo difundía rock en castellano y leía a los beatniks. De esas medallas, Cohen atesora una colección invaluable, todas son ciertas y las pude comprobar con un entusiasmo detectivesco, primero por devoción y luego para estimular los detalles que cada relato esconde. Como Alejandro Korn o Almafuerte, el Mono Cohen es un sabio y me remito a la sentencia que escuché en el hall del Cine 8, allí estábamos compartiendo el intermezzo de la proyección de La Lista de Schindler, y un amigo de la colectividad se acercó a saludarlo muy afectuosamente: “Si hubieses nacido en Israel hoy serías un profeta”, dijo con admiración y la respuesta de Rocambole fue un lacónico “claro”.  

MIL VIDAS DE ROCAMBOLE 

El 12 de mayo tendría que ser declarado “el día del arte platense”, una fecha inspirada en el nacimiento de Ricardo Cohen y en todas las acciones culturales que desde fines de los años cincuenta viene ofreciendo como un incansable agitador independiente. Desde los días adolescentes, allá en los tempranos ’60, en que hostigaba a los más vanguardistas de la pintura platense reunidos en el reconocido Grupo Sí, no tuvo mejor idea que crear el Grupo No. El mismo espíritu cubre más de 60 años de actividad ininterrumpida y llega a nuestros días con intervenciones icónicas a través de sus dibujos, los más recientes forman una serie de logos para las últimas ediciones del Festival Cosquín Rock.

El arte de Gulp, disco debut de Los Redonditos

Ricardo Cohen nació en Parque de los Patricios el 12 de mayo de 1943, al poco tiempo su familia se trasladó a La Plata, estudió en el Colegio Nacional y se formó en el arte como un asiduo lector de comics. Su seudónimo proviene de un folletín francés publicado a finales del siglo XIX llamado “Las hazañas de Rocambole” y que Cohen leía cuando era niño. De ese momento, la lectura de viñetas formó su carácter romántico y ensoñado gracias a las historias fantásticas de las revistas repletas de dibujos y los primeros libros de arte. Sus influencias hay que rastrearlas en territorio nacional, principalmente en dibujantes como Alberto Breccia, Altuna, Nine, O’keef, Fati, también el gran artista plástico y grabador Carlos Alonso. Cohen es un ferviente admirador de Goya y su fascinación por la pintura española también incluye a El Greco y Velázquez. También pueden citarse como influencias artistas expresionistas alemanes o algunos más contemporáneos como el británico Francis Bacon.

Como retratista de diferentes momentos históricos del rock argentino, Rocambole diseñó la identidad visual y la tapa del disco debut de La Cofradía (1971). Por aquellos años retomó los estudios en la Escuela de Bellas Artes y egresó en 1973. Al año siguiente viaja a Brasil donde logra publicar ilustraciones e historietas en algunos medios gráficos. En 1978 realiza las primeras ilustraciones y ambientaciones para promover las presentaciones de Patricio Rey y sus Redonditos de Ricota, a partir de ese momento diseña todas las tapas de sus discos, afiches, escenografías, videos y todo lo que atañe a su identidad visual. Su labor docente en la Facultad Docente comienza con el regreso de la democracia en 1983, en la enseñanza de Dibujo en las áreas de Diseño, Plástica y Cine de Animación. En 1996 junto a diseñadores egresados de la Facultad de Bellas Artes de la Plata, Juán Manuel Moreno y Silvio Reyes, funda el Estudio Cybergraph DCA aplicándose al arte digital y al diseño animado. El grupo recibe el premio ACE al “Mejor diseño de portada para disco”, en 1997, por “Luzbelito” de Los Redondos. También estuvo a cargo de el arte de tapa de algunos discos para Frank Zappa, Miguel Cantilo, Attaque 77 y Claudio Gabis, entre otros.

Ricardo Cohen en la resistencia universitaria contra las consecuencias nefasta de “La noche de los bastones largos” del gobierno dictatorial de Onganía, Rocambole como líder ideológico del colectivo artístico platense La Cofradía de la Flor Solar o, simplemente, el Mono Cohen dibujando la futura tapa de “Oktubre” de Patricio Rey y Sus Redonditos de Ricota en una servilleta de papel, esa imagen de rebeldía y libertad más tarde se trasladó a incontables remeras, otra forma de reproducir las mil vidas de Rocambole.

Rocambole, Skay y La Negra Poli en épocas del Boulevard del Sol

PRIMAVERA CULTURAL EN BELLAS ARTES

“En 1964 ingresé en la escuela de Bellas Artes, todavía no era facultad. Aún estaba el gobierno de Illia y había una situación cultural bastante interesante en el país, al mismo tiempo existía un trasfondo de toda la resistencia peronista que estaba segregada para las elecciones. Pero a pesar de todo se imponía una especie de ‘primavera cultural’. Había un ataque muy cerrado contra el gobierno, tiraban tortugas en la Plaza de Mayo. En casi toda esa década, una cantidad de “ismos” dominaron al país: maoísmo, trotskismo, peronismo de la resistencia, existencialismo. Entre todas esas cuestiones, había mucha costumbre de lectura y mucha cultura de bares, mucha discusión de bares, a la gente le encantaba llevar un libro al bar e irse a discutir. Horas y horas y vidas pasadas en los bares. Siempre persistía la sensación de que quizás se podía hacer algún cambio, desde muchos aspectos: políticos, sociales, económicos. Depende de a qué clase de lecturas estabas asociado, qué clase de películas veías, que en general eran películas de la nueva ola francesa. Eso formaba diversos cócteles. En ese tiempo también nació la música beat.

Tapa del libro que recorre la vida artística de Rocambole

LOS ´60

Yo creo que la policía se entrenó con los rockeros. Empezó cortándoles el pelo, les fue pegando cada vez más, matando a algunos más tarde, y ya estaba perfectamente entrenada cuando llegó el ’76….”.

“Todos tenemos una tendencia a idealizar el pasado, sobre todo porque vivimos instancias juveniles en ese momento, a verlo color de rosa. A través de muchos relatos pareciera que en esa época salías a la calle y la gente estaba repartiendo flores, los poetas estaban clamando en las plazas y los músicos mostraban sus canciones. Sucede que uno recuerda con los focos tramposos de la memoria. En esa época éramos tan pocos como en cualquier momento lo son gente que está interesada por cosas que casi nadie registra, que está tratando de vivir por vía directa, no por vía prestada, que está menos interesada en el baile y la cerveza y un poco más en las cosas que le pasan… En la segunda mitad de los ’60 éramos cuatro gatos locos que por ahí estábamos intentando crear situaciones culturales. Hoy en día, creo que si existiera La Cofradía como en este momento, no llamaríamos la atención como una cosa rara, diríamos que se trata de un centro cultural. No diríamos: ‘Es una casa rara, donde vive gente rara, donde sale música, donde va mucha gente’. Lo que pasa que todo fue generado de una forma espontánea, como suceden esas cosas en que después no te das cuenta que están sucediendo y que sería muy importante guardarlas de manera adecuada. Viste que de las cosas importantes del pasado nunca hay fotos, filmaciones”.

RESISTENCIA UNIVERSITARIA 

“Organizamos una agrupación independiente, y contra todo pronóstico ganamos el Centro de Estudiantes en Bellas Artes. La agrupación no tenía un nombre y algunas consignas un poco raras para 1966. Por ejemplo, ‘La única constante es el cambio’, algunas consignas eran muy parecidas a las que años más tarde aparecieron en el Mayo Francés. Con consignas esquizo-surrealistas ganamos el centro. Inmediatamente, en el ’66, viene el golpe de Estado de Onganía, ataques específicos contra las universidades y los docentes. Es un momento en que muchísimos profesores se van del país porque la situación se vuelve insoportable. El interventor que pusieron al frente de Bellas Artes, empezó a hacernos la vida imposible. En ese momento, no es como ahora que las facultades están abarrotadas de gente, éramos pocos los que estudiábamos arte. Nos conocíamos todos. Esa situación se nos vuelve insostenible, cierran el centro de estudiantes, cierran el comedor universitario. El comedor universitario permitía que muchísima gente que venía del interior, e incluso de otras partes de América, pudieran estudiar, porque venían directamente sin nada, a vivir como podían y el comedor les daba la posibilidad de comer. Y también se corta eso de que La Plata en ese momento era una especie de Babilonia, donde había gente de Panamá, de Perú, gente de todo el país había a montones.

Rocambole es animador frecuente del Cosquín Rock

LA FACULTAD PARALELA 

“Nos vamos en masa, la agrupación prácticamente entera, se retira, renuncia a seguir estudiando, pero lo que sí pensamos era más ambicioso. Queríamos formar una facultad o una institución paralela, donde llamaríamos a los profesores que habían sido cesanteados para dar clases; queríamos abrir un comedor universitario; y de hecho lo hicimos. El comedor universitario le daba de comer a seis mil estudiantes, nosotros pudimos abrir, nos cedieron un local en un sindicato de correos, y le dábamos de comer a cien personas de la escuela de Bellas Artes. Ibamos a mangar a los mercados, íbamos a ver las verduras que por ahí estaban un poco más pasadas y nos regalaban cantidad, en un jeep cargábamos todo y hacíamos comidas, dábamos de comer, hicimos eso de hacer algunas clases con profesores; y para ello tuvimos que alquilar una casa y nos fuimos a vivir chicas y muchachos jóvenes juntos, lo cual en ese momento era medio escandaloso, y además a partir de los Beatles, las prendas eran más estrafalarias, los pelos más largos, te estoy hablando del famoso verano del ’67. La costa oeste norteamericana vivía ese “love in”, y nosotros formábamos la Cofradía luego de crear la facultad paralela que al final no duró mucho. Mucho que ver tuvo la revista Eco Contemporáneo de Miguel Grinberg, nuestras lecturas que básicamente eran de la beat generation, mezclado con autores locales como Macedonio Fernández, Roberto Arlt y hasta Julio Cortázar. Mezclado con el cine que veíamos y todo eso dio creó una especie de idea diversa”.

Autorretrato en blanco y negro

VIDA EN COMUNIDAD 

«En La Cofradía de la Flor Solar teníamos una idea muy clara, ya existía mucha gente preocupada por cambiar el mundo desde el plano político y desde el plano de las luchas sociales. Pero nosotros queríamos cambiarlo pero desde el punto de vista estético. Ya empezábamos en nosotros mismos con las ropas, con decorar la casa, pintarla de todos colores, hacer una cosa psicodélica con la casa. Otra de las propuestas fue ‘que tal si unimos la poesía a la música’, y como nos gustaba el rock fuimos por ahí. En un principio suponíamos que lo habíamos inventado nosotros cantar poesía en castellano mezclada con el rock and roll, pero en la radio comenzaban a sonar Los Gatos, por ejemplo. Entonces la idea de la música fue la que más prosperó porque eran muchos los músicos que había dentro del grupo. Mucha gente de Entre Ríos que habían formado un grupo de inspiración Beatle, que hacían covers de los Beatles en Entre Ríos. Estaban en La Plata, habían venido a estudiar. Algunos estaban en Bellas Artes, otros en Periodismo, otros en Humanidades. El grupo se llamaban Los Grillos. Lo que se consolidó fue esa fase musical y poética; y a pesar de eso, hicimos muchas otras cosas, hacíamos emprendimientos teatrales, emprendimientos culturales diversos, plásticos o lo que sea. Además tuvimos que pensar y organizarnos para vivir, para bancar toda esa exposición. Ahí nomás intentamos lo que hoy es la artesanía urbana que puebla las plazas desde hace tantos años. En esa época era el trabajo en metal y en cuero, eso surgió en La Cofradía”.

Obra del Mono en su estudio

LA MESA CHICA DE LOS REDONDOS 

«En los primeros tiempos de Los Redondos me encargaban el diseño de la ropa de las bailarinas, los afiches, todo lo que tuviera relación con la imagen. Nos reuníamos y decíamos: ‘Bueno, qué podemos hacer. Vamos a disfrazarla de Superman’, y yo me ponía a estampar unos buzos con el logotipo de Superman. Incluso, lo que hice cuando empezaron a ensayar los Redondos en la casa de diagonal 74. Pinté todo el techo y puse unas telas para acustizar el lugar. Les pinté una especie de cielo, ese fue uno de los primeros encargos para lo que ya eran los Redondos. Cuando llegó la época de grabar discos, ya antes hacía todos los volantes. Era una creación colectiva, y cada cual se ocupaba de lo suyo y todos estaban seguros de que el espíritu de Patricio Rey organizaba todo. Es más, nosotros tenemos anécdotas en que por ejemplo, estaban pensando en la forma de un recital, o incluso en la forma gráfica que podía tener un afiche o una tapa de disco, y que me llamen por teléfono y me digan: ‘He pensado en un bebé’; y yo ya estaba terminando el dibujo de un bebé. Muchas veces nos ha sucedido eso”.

REVOLUCIÓN DE OKTUBRE 

“Si miro hoy día la tapa de ‘Oktubre’ digo que parecen los zombies que ahora están de moda… Obviamente que busqué algunas caras y rostros que fueran una especie de pueblo harapiento e imparable porque tiene hambre, porque tiene necesidades primarias de todo tipo. Todos nosotros hemos sido artesanos, venimos de ahí, entre los 60 y los 70 vivimos de la artesanía y siempre estuvimos acostumbrados a sacar lo mejor de situaciones precarias, y creo que eso es una cosa que los Redondos tuvieron desde un principio. Había una idea original sobre lo épico. No es sólo un homenaje a la Revolución Rusa, También tiene que ver con el peronismo y su impronta revolucionaria”.

Show More

Noticias relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *